Monday, June 4, 2007

La Redacción: ¿Ya conocen a Farfour?

Esto es por si no habían visto el video, y si lo conocían vale la pena verlo. Un grupo extremo tradicionalista se atrinchera en Mickey Mouse, símbolo del occidentalismo moderno pero acaso también producto del tradicionalismo (americano de los 40's). ¿Irónico?

La televisión controlada por el grupo radical Hamas utiliza a una figura 90% idéntica a Mickey para adoctrinar a los niños con respecto al problema territorial entre la Autoridad Nacional Palestina y el Estado de Israel.
Por un lado, está la perversión de incitar niños a la violencia. También quienes perciban el mundo como laico, globalizado y nuetro pueden encontrar nostálgico el video.
Un profesor mío, Héctor Zagal, hacía notar en un artículo de opinión que en un debate entre el "conservador" (ahora Papa) Joseph Ratzinger y el izquierdoso Jürgen Habermas durante un debate habían acordado que en el mundo moderno faltaban ideales.

Ratzinger pedía ideales por tradicionalista, seguramente pensaba en ideales cristianos y en menor medida monoteístas. Habermas, por su parte, desconfía de todo aquello que lleve la etiqueta de "tradición", donde frecuentemente se esconden perversos discursos de poder. Sin embargo detrás de la desacralización del mundo que describió Max Weber (y la consecuente burocratización) también hay una serie de procesos peligrosos.

Todo esto para decir que no se necesita tener una visión tradicionalista (no necesariamente religiosa, podría ser como "latinoamericano" o lo que se quiera) para no ser un frío neoconservador pro-yanki ("for whatever that means").

El estudio crítico de otras culturas es cada vez más importante y reta la visión común de que la globalización es un proceso pasivo del que somos víctimas, siendo que podemos asumir como individuos y como sociedad auténticamente nuestro lugar histórico. El estudio de oriente, y el abandono del "orientalismo" (visión exótica de lo oriental) son un paso obligado en las sociedades occidentales.

Nótese por último que antes de que Hamas copiara a Mickey Mouse nosotros copiamos al Pato Donald y lo convertimos en Pascual. Hasta la fecha es la única refresquera 100% mexicana (¿habrá invertido Donald Trump en Jarritos?). Para quienes insistan en mantener un tradicionalismo, sugiero que contra The Coca Cola Companay PepsiCo se atrincheren tomando Boing.

3 comments:

Ickys said...
This comment has been removed by the author.
Garcín Altoalcázar said...

No me califico como "pro yankee". Pero tengo que reconocer, con todo el dolor de mi corazón, que una sola lata de Coca-Cola bien fría basta y sobra para justificar toda la cultura (si se la puede llamar así) yankee.

El vídeo, wow, qué pasmo.

Además, el multiculturalismo está de moda. Es políticamente correcto sostener esas opiniones.

Pero ya poniéndonos serios. Quiero hacer notar, a propósito del diálogo Habermas-Ratzinger, lo que dice Charles Taylor en "A catholic modernity?": los valores que enarbola la posmodernidad son cristianismo diluído. Así la tolerancia, que subyace al discurso multicultural. Y la igualdad. Y la fraternidad. Y la la liberad. Principios de la Revolución Francesa.

Miguel Tormentas said...

es un mito histórico eso de que todas las cosas que tengan que ver con la caridad y apertura hacia los demás son una "invención" del cristianismo, estaban antes y estarán después